domingo, 26 de febrero de 2012

Tarea 3A: REFLEXIONES SOBRE LA CONFERENCIA DE PERE MARQUES

Recuerdo un profesor que nos decía: ¿Para qué aprender donde está Moscu si lo puedes encontrar en los mapas?Recuerdo ir con esta retahila a casa y las respuestas de mi aita; si si hija, tu no aprendas nada que está todo es los libros, o en el mundo, o en el universo....Yo era pequeña pero a esa fina ironía llegaba. Recuerdo las historietas de escuela de mi madre y padre. Mientras para mi ama los microbios eran de pura memoria seres pequeñísimos que causan males o enfermedades....o algo así. Con mi aita aprendiamos sobre átomos que se casaban, pintábamos las ruedas de la bici para calcular el perímetro, jugabamos y aprendíamos. Lo gracioso del tema era que mi ama había sido una estudiante de sobresaliente mientras que el aita se pasaba media vida castigado, hasta que aprendió las reglas del juego, supongo. La pura memorización?... no lo creo, algún profe bueno tuvo que tener puesto que nadie mejor que el me ha aclarado conceptos de física o química que a mis profes de la uni era imposible entender.

La cultura oriental, el feng shui, no se yo, aconsejan ir liviano por la vida, sin mochilas, sin cargas, por eso aconsejan desechar aquello que no vale, comer comida del día puesto que las latas de conserva ocupan armarios y estómagos, son más difícil de digerir.

Me imagino que con la memoría pasa algo parecido. Hay que almacernar aquello que es imprescindible, aunque dicen que el saber no ocupa lugar....algo sí que ocupa, al parecer. Que se lo digan a la famosa pez Dori, esa amiguita olvidadiza de Nemo, cuya memoria de retención no pasa de los tres segundos. O a los ávidos anunciantes que ahora animan a Aprender a desaprender. Algo está cambiando o de algo nos estamos dando cuenta . Creo que va al hilo de lo que Peré Marqués nos habla. No se trata de almacenar memoria, sino de gestionarla. Más en estos tiempos en los que tenemos el almacen de información mayor hasta ahora conocido; internet. Nuestros alumnos, a pesar de ser llamados nativos digitales, se pierden en el ciberespacio y nosotros también...Es ahí donde está la labor de enseñar y aprender a hacer, a solucionar problemas sin perderse en el mundo paralelo.

El curriculum bimodal auna la necesidad de memorización, ese mínimo, ese pequeño instinto de supervivencia( que es sino el instinto sino memoria) con el hacer (hacerse de datos, gestionarlos, sintetizarlos...). Dice en el libro Las cenizas de Angela: Tus zapatos pueden estar rotos pero tu mente puede ser un palacio. El curriculum bimodal; por si los ordenadores llegaran a ser esos zapatos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada